Sección 133 – Delegación de las Gestiones Migratorias

Tit | Art | Prev | Prox

I.     La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de América seguirá administrando la migración y fronteras y haciendo frente a los retos de la migración irregular en Puerto Rico, sin compensación, hasta tanto el Estado Soberano de Puerto Rico concluya la delegación de este poder soberano según la Sección 134. Los empleados de la Oficina de Aduanas y Protección Fronterizas de los Estados Unidos de América en Puerto Rico serán ciudadanos de Puerto Rico. Durante el periodo de delegación se requerirá la entrada a Puerto Rico desde los Estados Unidos de América con pasaporte.

II.    El gobierno de Estados Unidos de América, a través de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, en conjunto con la Organización Internacional para Migración, proveerá asistencia al Departamento de Estado de Puerto Rico en la creación de la Administración de Migración y Fronteras de Puerto Rico para la transición de las gestiones migratorias de acuerdo con el Plan para el Desarrollo de Instituciones Puertorriqueñas delineado en la Sección 2731.

III.   Durante el periodo que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de América esté a cargo de las gestiones migratorias, la misma recaudará a nombre del Estado Soberano de Puerto Rico los aranceles de aduana, según establecido por las leyes comerciales de Puerto Rico, y los transferirá al Estado Soberano de Puerto Rico.

IV.    La decisión final sobre el ingreso y la presencia de extranjeros dentro de los límites de Puerto Rico será del Estado Soberano de Puerto Rico, aun durante el periodo de delegación de las gestiones migratorias.


  1.  Uno de los propósitos del presente Tratado de Libre Asociación es que el pueblo puertorriqueño ejerza su soberanía y posea instituciones políticas libres. Para ello, este Tratado incluiría un plan con objetivos medibles para lograr la transición desde la actual intervención de las instituciones federales hasta que las instituciones puertorriqueñas se hagan cargo de las funciones y poderes correspondientes dentro de la duración del presente Tratado. A este Tratado se le incorporará un Plan para el Desarrollo de Instituciones Puertorriqueñas.