Régimen Colonial

InicioPrev | Prox

La Carta de las Naciones Unidas en su Capítulo XI, en el renglón titulado “Declaración Relativa a Territorios No Autónomos”, manifiesta las responsabilidades de los Estados miembros que administran territorios coloniales. La Resolución 1541 (XV) del 15 de diciembre de 1960 elabora y detalla estas responsabilidades.

“En el Capítulo XI de la Carta se vincula el concepto de territorio no autónomo a un estado dinámico de evolución y progreso hacia “la plenitud del gobierno propio”. La obligación cesa en el momento en que el territorio y su población alcanzan la plenitud del gobierno propio. Hasta ese momento sigue existiendo la obligación de transmitir la información que se pide en el inciso e del Artículo 73.”1

La descolonización de un territorio no autónomo o un territorio colonial, se logra cuando se adviene a “la plenitud de gobierno propio”. En su forma más sencilla, “plenitud de gobierno propio” significa que solamente el Estado creado en un ejercicio de soberanía y libre determinación por su pueblo tiene jurisdicción y puede legislar sobre dicho territorio; significa que ningún Estado administrador o país exterior podrá tener jurisdicción o legislar sobre el territorio. Basado en este elemental criterio, es claro que Puerto Rico es un territorio colonial de los Estados Unidos de América. Este mismo criterio se puede utilizar para asegurar que cualquier propuesta de descolonización logre “plenitud de gobierno propio”. Cualquier fórmula que permita que los Estados Unidos de América tengan jurisdicción y legisle sobre Puerto Rico, tendría como resultado el que se mantenga la situación colonial como un territorio no autónomo. Sin embargo, durante los últimos 64 años un sector político, que al igual que los Estados Unidos de América, insistieron en alegar que en 1952 se logró un estadío de gobierno propio al surgir el Estado Libre Asociado (ELA) de Puerto Rico mediante un pacto con los Estados Unidos de América. Haciendo un análisis básico, aplicando los criterio discutidos anteriormente, se puede concluir que al Congreso de EUA continuar legislando sobre el ELA, nunca se obtuvo el alegado gobierno propio. Si alguna duda quedaba en la mente del pueblo puertorriqueño, los eventos recientes, los cuales se reseñan a continuación, confirman esta conclusión.

Las tres ramas del gobierno de los EUA se han expresado inequívocamente a los efectos de que el ELA es un territorio colonial. El poder ejecutivo de los EUA concluyó el 23 de diciembre de 2015, que luego de la aprobación del ELA y su Constitución, Puerto Rico se mantuvo como un territorio, según se establece en su sistema constitucional. Ello lo expresó de la siguiente manera:

“Although Puerto Rico exercises significant local authority, …, Puerto Rico remains a territory under our constitutional system. Puerto Rico does not possess sovereignty independent of the United States…”2

Esta conclusión del poder ejecutivo significa que a Puerto Rico le aplica el Artículo 4, Sección 3, Cláusula 2, es decir la Cláusula Territorial de la Constitución de los EUA. El simple hecho de que el Congreso de los EUA puede aprobar leyes para Puerto Rico, significa que Puerto Rico es una colonia. La Cláusula Territorial indica:

“El Congreso tendrá facultad para disponer y formular todos los reglamentos y reglas necesarios con respecto al Territorio y otros bienes que pertenezcan a los Estados Unidos…”

Así mismo, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos se expresó el 9 de junio de 2016 de forma inequívoca, reiterando el carácter territorial del ELA. Concluyó el Tribunal Supremo federal, que la fuente última de poder del ELA es el Congreso de los EUA:

“Because the ultimate source of Puerto Rico’s prosecutorial power is the Federal Government—because when we trace that authority all the way back, we arrive at the doorstep of the U. S. Capitol—the Commonwealth and the United States are not separate sovereigns.”3

El poder judicial de los EUA expresó, una vez más, que el Congreso de los EUA tiene la autoridad de legislar en el ELA. Confirma asi el hecho de que el tribunal del Estado administrador tiene jurisdicción sobre el territorio no autónomo (ELA). Esto apuntan claramente a que el ELA no ejerce plenitud de gobierno propio y, por lo tanto, es un territorio colonial.

Finalmente, el poder legislativo (Congreso de los EUA) aprobó el proyecto de ley para imponer una Junta de “Control Fiscal” sobre Puerto Rico. Este proceso legislativo del Congreso de los EUA es una prueba inequívoca de que que el ELA es un régimen colonial. El Congreso menciona que la base constitucional para promulgar la legislación radica en la Cláusula Territorial:

“The Congress enacts this Act pursuant to article IV, section 3 of the Constitution of the United States, which provides Congress the power to dispose of and make all needful rules and regulations for territories.”4

La única conclusión posible es que Puerto Rico, aún bajo el Estado Libre Asociado, y desde 1898, es un territorio colonial, no autónomo, administrado por los EUA bajo la Cláusula Territorial de la Constitución de los EUA.

InicioPrev | Prox


  1. (ONU, 15 dic.1960) Resolución 1541 (XV), Principios VI y VII. Principios que deben servir de guía a los Estados Miembros para determinar si existe o no la obligación de transmitir la información que se pide en el inciso e del Artículo 73 de la Carta, del 15 de diciembre de 1960.↩
  2. (SCOTUS Docket 15-108, 23 dic. 2015) Brief for the United States as Amicus Curiae Supporting Respondents.↩
  3. (SCOTUS Docket 15-108, 9 jun. 2016) Commonwealth of Puerto Rico v. Sánchez Valle Et Al., Certiorari to the Supreme Court of Puerto Rico.↩
  4. (H.R. 5278, 13 jun. 2016) “To Establish an Oversight Board to Assist the Government of Puerto Rico, including Instrumentalities, in Managing Its Public Finances, and for Other Purposes.” H.R. 5278, 114th Congress↩