Soberanía

InicioPrev | Prox

Proponemos como solución al problema del estatus de Puerto Rico el libre ejercicio de la soberanía jurídico-política. El ejercicio de la soberanía jurídico-política permite el acceso a las herramientas necesarias para atender las problemáticas y situaciones limitantes que enfrenta el pueblo de Puerto Rico. Basta con listar las limitaciones que confrontamos de día a día para comprobar la importancia trascendental de los poderes soberanos de un Estado.

Preocupa sobremanera la deuda impagable que acumula el gobierno de Puerto Rico y cómo se utiliza la crisis fiscal para tratar de justificar la imposición de más impuestos, y reducir la prestación y calidad de los servicios básicos del gobierno. Nuestros derechos fundamentales se ven afectados al impactarse la salud, la educación, la seguridad y todos los renglones de nuestras vidas. Sin el ejercicio de los poderes soberanos jurídico-políticos, Puerto Rico se encuentra en una calle sin salida y a merced de los acreedores y lo que disponga el gobierno de los EUA para proteger sus propios intereses. Solamente como Estado soberano se pueden atender los intereses de Puerto Rico, mediante la creación del marco legal para una reestructuración ordenada de la deuda, después de efectuada una auditoría transparente de la misma, para convertirla en deuda sostenible.

En un Estado soberano no aplicarían las leyes de cabotaje que obligan a utilizar la transportación marítima más cara para la importación y exportación de productos entre EUA y Puerto Rico. Con el ejercicio de la soberanía jurídico-política, el comercio sería regido por el pueblo de Puerto Rico, con leyes diseñadas para atender nuestras necesidades y no la de gobiernos o empresas extranjeros. Muy distinto a ahora el Estado Soberano de Puerto Rico ejercería la potestad de llegar a acuerdos internacionales con otros países que beneficien el comercio, el intercambio cultural y educacional para contribuir al buen vivir de los puertorriqueños y puertorriqueñas. Estarían en nuestras manos los arreglos agrícolas y ambientales, los cuales servirían a los intereses del pueblo de Puerto Rico.

La cláusula de comercio interestatal de la Constitución de EUA ha servido de base para que las megatiendas y grandes cadenas comerciales extranjeras se instalen en Puerto Rico y desplacen y lleven a la bancarrota a comercios y otras empresas puertorriqueñas. En el Estado Soberanos de Puerto Rico no aplicaría dicha cláusula y no sería un impedimento, como lo es ahora, para el desarrollo y protección de nuestra economía y el capital de aquí. Tendríamos las herramientas fiscales y monetarias para el control de la fuga de capital. Tendríamos también el poder de firmar tratados internacionales para mejorar el ambiente de inversión dentro de los planes de desarrollo humanos de Puerto Rico.

Cada uno de estos poderes soberanos mencionados, y otros más, son desarrollados en este borrador de Tratado de Libre Asociación. Previo al cuerpo del Tratado consideramos apropiado dar una mirada al estatus colonial existente, a los derechos del pueblo de Puerto Rico, la autoridad para la descolonización y el camino a tomar desde donde estamos hoy hasta un Estado soberano en asociación con un Estado independiente.

InicioPrev | Prox