El Pueblo de Puerto Rico

InicioPrev | Prox

La situación colonial que vive Puerto Rico trastoca, cada vez más, el diario vivir político, económico y social de nuestro pueblo. Esta realidad nos afecta a todos y todas. Por lo tanto, la descolonización de Puerto Rico; desde el punto de vista jurídico-político, así como la descolonización de nuestra forma de pensar, sentir y comportarnos con limitaciones irreales; es una prioridad impostergable para poder mejorar el buen vivir de los puertorriqueños y puertorriqueñas, tener las herramientas necesarias para atender de forma urgente nuestros intereses, implantar las soluciones a los problemas que enfrentamos y crecer como Pueblo.

Pero qué es el “pueblo de Puerto Rico”. El pueblo de Puerto Rico es todas las personas que vivimos en o fuera del territorio geográfico de Puerto Rico con identidad y sentimiento de destino común y pertenencia a ese terruño y su gente. Somos todos y todas los que sentimos orgullo cuando compatriotas ponen nuestro nombre en alto; sufrimos el paso de un huracán sobre nuestra tierra; nos llega al corazón la bomba y la plena; valoramos muy adentro lo que es pasar las Navidades en Puerto Rico; chinchorreamos; compartimos raíces taínas, negras y españolas; nos enorgullecemos de nuestra bandera; nos horna escuchar nuestro himno; amamos el cielo, la playa y el campo nuestros; atesoramos nuestra historia y compartiremos un futuro.

Somos también los que no podemos reestructurar la deuda porque un tribunal de EUA invalida nuestras leyes. Somos los que no podemos recibir mercancías de, ni enviar mercancías a, puertos de EUA si no utilizamos buques que sean de EUA porque lo impone la Ley de Cabotaje del Congreso; somos los que pagamos el sobreprecio de productos importados y exportados para subsidiar la flota mercantil de EUA, la más cara del mundo. Somos los que no podemos recibir al equipo de Cuba a los juegos Centroamericanos porque no controlamos nuestras fronteras. Somos los que no podemos importar semillas de arroz de la República Dominicana porque no controlamos las relaciones internacionales. Somos los que experimentaremos juntos los efectos negativos de la implantación de una junta de control federal que gobernará por encima de nuestros gobernantes electos.

Desde su nacimiento como nación, el pueblo de Puerto Rico posee unas facultades esenciales que son indivisibles, irrevocables e irrenunciables. Al emerger el pueblo de Puerto Rico surgió su soberanía, su facultad de tomar sus propias decisiones sin intervención extranjera. Al desarrollarse el sentido de pertenencia y destino común, nació un pueblo y brotó una nación.

Nación” significa la identidad y sentimiento de pertenencia y destino común de un conjunto de personas con origen en un espacio geográfico y fundamentada de forma inclusiva en la cultura, la etnia, la lengua, las tradiciones, los rituales, la historia y las vivencias que siempre se encuentran en evolución.

Somos, sobre todo, quienes tenemos el poder, la responsabilidad y el derecho de determinar cuál será nuestro destino.

InicioPrev | Prox